Escudo Ayto. Agudo
Ayuntamiento de Agudo
Iglesia
Postal de Transparencia del Excmo. ayto. de Agudo
Cursos
Certificado de Empadronamiento
 
 
Fiesta Locales de Agudo
 
Fiestas Locales de Agudo
Cofradía de Nuestra Señora del Rosario. Los Auroros

Se estableció en 1575 y continúa vigente en nuestros días. Desde los primeros momentos mantuvo sus puertas abiertas a todos los fieles cristianos, sin aparentes distinciones de sexo o estado, siempre que se comprometieran a rezar una vez a la semana todo el Rosario de Nuestra Señora que es quince veces el paternóster y ciento cincuenta avemarías.

Sus celebraciones religiosas incluyeron las procesiones de todos los primeros domingos de mes, la Candelaria, la Asunción y las fiestas principales de Julio (día 12) y el primer domingo de octubre, con vísperas y misa mayor. Culto y festejos se costearon con las limosnas, mandas testamentarias y otras donaciones, pues la Cofradía no cobró cuotas a sus afiliados.

La ornamentación de las calles recorridas por la procesión con ramajes y hierbas olorosas, la música, las danzas, los ramos, las comedias y la lidia de toros formaron parte de sus fiestas, según se deduce de las concisas anotaciones del libro de cuentas. Parece ser que los toros fueron un elemento constante durante todo el siglo XVII y fue la propia Cofradía la encargada de organizarlos; el pago a los boyeros que los conducían a la villa, la colocación de las barreras en la plaza y el coste del animal figuran, con frecuencia, en el bloque de gastos. Tampoco son raras las citas a las corridas realizadas con motivo de otras festividades (la Caridad, San Benito, San Pantaleón, etc.)

El siglo XVII supuso un período de esplendor para las representaciones teatrales que, en alguna ocasión, contaron con un vestuario alquilado en Toledo. La falta de fondos en el siglo siguiente propició el que fueran sufragadas por los oficiales hasta 1724 en que se anularon por mandato del Visitador General del Arzobispo de Toledo: Y así mismo mandó su merced que en atención haber llegado a su noticia que todos los años la justicia y regimiento de esta villa nombra por alcaldes de la cofradía a un presbítero Della y al alcalde menos antiguo haciendo el nombramiento en dicho eclesiástico con la previsión de que por su cuenta y solicitud haya de costear una comedia la que se representa el día de la festividad desta cofradía de que se originan grandes inconvenientes y algunas indecencias en menos respeto del estado eclesiástico que en caso de ser elegido por alcalde de esta cofradía algún presbítero o eclesiástico desta villa no costee ni menos ponga solicitud alguna para la ejecución de dicha comedia pena de excomunión mayor…

En algún momento no documentado, se introduce un elemento nuevo en las actividades de la Cofradía; consiste en una diferenciación entre hermanos donantes, afiliados que colaboran económicamente en el sostenimiento del culto mediante una cuota anual, y hermanos activos (los auroros) que se encargan de la administración y están obligados a asistir a unos actos religiosos que fueron modificados en el siglo XIX.

La fiesta del primer domingo de octubre y el Rosario de la Aurora son ahora sus principales deberes, aunque seguramente sean Las Coplas la labor más reconocida y elogiada. Los domingos y fiestas de guardar, hacia las tres horas de la madrugada, el hermano llamador se encargaba de despertar a todos los demás auroros que se reunían en casa del mayordomo para, desde allí, dar comienzo a Las Coplas. Los hermanos recorren las calles de la población cantando, a la puerta de cada afiliado, una estrofa de temática religiosa con acompañamiento instrumental. Excepcionalmente, en Navidad, Año Nuevo y Reyes, los auroros realizan su recorrido después de la Misa mayor; estos días piden aguinaldo a cambio de una orchana y no hacen distinciones entre afiliados y ajenos, si estos últimos están dispuestos a colaborar con un donativo. Después de Las Coplas da comienzo el Rosario de la Aurora; en la iglesia se rezan cuatro misterios y el quinto se canta en procesión por la calle. Las canciones fueron recopiladas a fines del siglo pasado y están estructuradas en orchanas (coplas de Navidad y Reyes), oraciones, ordinarias o comunes (válidas para cualquier ocasión) y especiales (exclusivas de determinadas ocasiones o personas).

La tradición se mantiene con algunas modificaciones en consonancia con los tiempos. En la actualidad, los auroros salen todos los domingos de agosto y octubre, el primer domingo del resto de los meses, en la Inmaculada, Navidad, Reyes y algunas festividades dedicadas a la Virgen, a las 4:30 de la madrugada.

El futuro de la Cofradía no parece muy seguro; la mayor parte de los auroros son personas jubiladas y los jóvenes no muestran buena disposición a colaborar por lo que, antes o después, la población entera habrá de plantearse si consiente o no en relegar al olvido una de las más interesantes tradiciones que aún conserva.

Bibliografía:
-Cabrera, I. y Penas, E. (1998): Agudo. Una villa de la Encomienda Mayor de Calatrava. Ciudad Real.

-Cerrillo Mansilla, Juan F. (2005): El Rosario de la Aurora. Ciudad Real.

-Libro Cancelario de Nuestra Señora del Rosario (1575-1801). Iglesia Parroquial de San Benito Abad de Agudo.

Callejero de Agudo
 
 
  GuianeTT Diseños
   
Resolución 1024 x 768