Escudo Ayto. Agudo
Ayuntamiento de Agudo
Iglesia
Postal de Transparencia del Excmo. ayto. de Agudo
Cursos
Certificado de Empadronamiento
 
 
Gastronomía
 
Al tratarse de una población limítrofe y en otros tiempos asentada en una zona de paso, la gastronomía local se define por la amalgama de sabores y modos de hacer interregionales. Así, a los típicos asadillos y pistos manchegos, hay que añadir las sopas, embutidos, escabeches y repostería de influencia extremeña.

La cocina tradicional se caracteriza por la utilización mayoritaria de materias primas locales, una elaboración sencilla y un utillaje poco diversificado.

En cuanto a los ingredientes, salazones, algunas especias y el arroz eran importados; el resto procedía de la huerta, el campo o el corral. El aceite, el trigo, el cerdo y los garbanzos fueron los elementos mejor representados en una dieta que se complementaba con una amplia gama de productos estacionales.

La matanza constituía un acontecimiento social del que participaban los parientes por el considerable trabajo que llevaba consigo. El cerdo fue el animal mejor aprovechado y, desde antiguo, la gente había desarrollado todo un conjunto de conocimientos y aplicaciones para que su carne resultara comestible durante todo el año. Morcillas (taranga, patatera, de carne, de calabaza, bofeña), chorizos (de hueso, rojo), buchón, lomo embutido y jamón curado, entre otros, constituyeron una parte fundamental de las despensas caseras. La realización de la matanza incluyó un menú característico que consistía en sopas de cachuela en el desayuno, cocido al mediodía y arroz con pollo para la cena. De las excelencias de este menú ha quedado constancia en un dicho popular: Tres días hay en el año, que se llena bien la panza: Jueves Santo, Viernes Santo y el día de la matanza.

La importancia del cerdo no debe menoscabar el papel del aceite, producto indispensable tanto en la cocina como en la conservación, los garbanzos, ingrediente básico de cocidos y potajes, o el trigo. El pan es un alimento diario que se consume directamente o formando parte de otros preparado como las migas y las sopas. De otro modo, la harina resulta esencial en una variada repostería que casi siempre aparece ligada a festividades y actos sociales. Mangas de gitana, galletas, perrunas, mantecados de vino, tortas (de bizcocho, chicharrones, aceite, manteca, agua o leche), almendrados, rosquetes, rosquillas, frutahilada, canutos y buñuelos son una buena muestra de lo que la habilidad humana puede realizar en beneficio del paladar. También la miel debió ser un gran aliado de la repostería como ponen de manifiesto las especialidades que aún se realizan con este artículo. La producción de miel aparece documentada en el Catastro de Ensenada donde se mencionan unas mil quinientas colmenas.

En una zona de montes no podían faltar las especies cinegéticas. Aunque algunos tipos parecen predestinados a determinados platos, como la perdiz con judías, la liebre con arroz o el conejo con patatas, los mayores logros de la caza menor se dan en los escabeches fríos. El chorizo y el tasajo han sido dos modos de conservar la carne de ciervos y jabalíes hasta la generalización de los congeladores.

Otra carne muy consumida ha sido la de caprino; la cabra fue un ingrediente básico del cocido. No obstante, la información recabada corresponde a la primera mitad del siglo pasado y lo más lógico es que los hábitos alimenticios hayan evolucionado al compás de los recursos. Consta en algún documento antiguo que la Carnicería Pública estaba obligada a vender vaca y el chorizo de vaca o ternera ha tenido y tiene una gran aceptación.

Achicorias, cardillos, espárragos trigueros e hilachos, criadillas, setas y berros son algunas de las plantas silvestres que gozan de gran aceptación en la cocina local. La estacionalidad de los productos hortofrutícolas propició la elaboración de conservas. Cabello de ángel, membrillo, arrope, frutas en almíbar, mermelada, tomate, etc. podían mantenerse envasados durante todo el año.

Las aceitunas, aliñadas de diferentes modos, el queso, de cabra u oveja, el vino y el aguardiente, de anís o madroño, complementaron un acervo gastronómico más interesado por los sabores que por la presentación.

Callejero de Agudo
 
 
  GuianeTT Diseños
   
Resolución 1024 x 768